TESTIGOS PAULINOS

Beato padre Santiago Alberione

Beato Santiago Alberione

El 28 de junio de 1969, el papa Pablo VI, en una audiencia en que recibió a Santiago Alberione, lo describió así:
“Mírenlo ahí humilde, silencioso, incansable, recogido en sus pensamientos, que van de la oración a las obras, siempre atento a interpretar los signos de los tiempos. El padre Alberione ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos para expresarse, nuevos medios para dar vigor y amplitud a su apostolado.”

Santiago Alberione nació en San Lorenzo di Fossano (Italia) el 4 de abril de 1884. Hijo de una familia de campesinos trabajadores, supo valorar siempre el esfuerzo y el trabajo como experiencias que dignifican al ser humano. Él mismo relató, en el libro Abundantes Divitae, que a los seis años de edad sintió el llamado a ser sacerdote. Todo sus esfuerzos, sus estudios y hasta los tiempos de descanso apuntaron hacia esta meta. Hasta que en el año 1896 entró al seminario, y en 1907 se ordenó sacerdote.

En la noche que va del 31 de diciembre de 1900 al 1 de enero de 1901, todavía siendo seminarista, recibió con mayor claridad el llamado a un mayor compromiso. Fue en la adoración al Santísimo, donde la voz del Maestro se convirtió en luz y alimento para la misión paulina: “Vengan a mi todos”.

“Llevemos el mayor bien a todos. A todos debemos llevar el auxilio de nuestras oraciones, de nuestro consejo, de nuestra palabra, de nuestros libros, de nuestro ministerio, de nuestro ejemplo.” De la Eucaristía, de su docilidad al Espíritu, de sus oraciones en que sintetizaba las preocupaciones por la realidad propia, de su pueblo y de la Iglesia, nació la fuerza para esta gran misión.

En un periodo que va desde 1914 hasta 1960, Alberione fundó las cinco congregaciones religiosas, los cuatro Institutos agregados y la Unión de Cooperadores que hoy forman la Familia Paulina. Una Familia que vive para dar y anunciar a Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida.

Alberione falleció el 26 de noviembre de 1971, las 18:26 hs, y dejó una Familia con una misión audaz y actual que perdura a lo largo de los tiempos: Anunciar a Jesús, Camino, Verdad y Vida a todas las personas, con todos los medios de comunicación.

En el año 2002 la Santa Sede lo declaró patrono de Internet y el 27 de abril de 2003 el papa Juan Pablo II lo declaró Beato. Hoy, contemplando el rostro de la Trinidad, Alberione intercede por todas las personas, hombres y mujeres, en especial por los que comunican con sus palabras, gestos y vida los valores de la cultura y del Evangelio.

Beato padre Timoteo Giaccardo

Beato Timoteo Giaccardo

El beato Timoteo Giaccardo nació en Narzole, Italia, el 13 de junio de 1896. Siendo aún muy joven se encontró con el padre Santiago Alberione y entró en el seminario de Alba.

Sensible a las necesidades de los tiempos y abierto a los nuevos medios de evangelización, en 1917 con el consentimiento de su obispo, pasó del Seminario a la naciente Sociedad San Pablo.

Es el primer sacerdote paulino, ordenado el 19 de octubre de 1919. En enero de 1926 fue enviado a Roma para dar inicio a la primera casa filial de la Congregación.

En 1936 regresó a Alba como superior de la Casa Madre. Fue Vicario general de la Sociedad San Pablo desde 1946, colaborador fidelísimo del fundador, se prodigó sin descanso a favor de las congregaciones paulinas.

Ofreció su vida para que se reconociera en la Iglesia la congregación de las Pías Discípulas del Divino Maestro. Murió en Roma el 24 de enero de 1948.

EI  22 de octubre de 1989 fue proclamado beato por el Papa Juan Pablo II.

Venerable Hna. Tecla Merlo

Venerable hermana Tecla Merlo

La sonrisa siempre la caracterizó. En las fotos, en las imágenes, en la memoria de las hermanas. Serena, pero atenta a las necesidades de todas sus hermanas y de los demás miembros de la Familia Paulina. Teresa, que era su nombre de bautismo, fue una mujer sencilla y disponible al proyecto del Reino.

Nació el 20 de febrero de 1894 en Castagnito, Alba, Italia. Aprendió el arte de la costura y además daba catequesis a los niños en su parroquia. A sus 20 años (año 1915) se encontró con el padre Santiago Alberione en la parroquia de San Cosme y San Damián. Allí Alberione le propuso unirse a un pequeño grupo de jóvenes que en un comienzo se dedicaron a coser las ropas de los soldados que pelean la 1ª Guerra Mundial, pero que luego llegaron a viajar a Susa para llevar adelante el diario diocesano La Valsusa. Así comienza esta aventura, protagonizada por mujeres, consagradas, para evangelizar con los medios de comunicación.

En aquel encuentro el teólogo Alberione no le habló específicamente a Teresa de un taller de costura, sino de un taller de prensa que deseaba comenzar; de una nueva obra de Dios, la de utilizar los nuevos medios de comunicación para hacer conocer el mensaje de Jesús.  Alberione ya había comenzado su obra, inaugurando, con un grupo de jóvenes varones, una nueva escuela tipográfica. Había nacido la Sociedad de San Pablo. Ahora quería dar inicio a la rama femenina que, con el tiempo, llegaría a ser la Congregación de las Hijas de San Pablo.

Así Teresa llegó a ser la co-fundadora de las Hijas de San Pablo, a quienes generalmente se las conoce como “Hermanas Paulinas”.

Teresa comenzó junto al teólogo Alberione una nueva vida. Con el “sí” de Teresa nacieron luego otros muchos “sí” y un grupo de jóvenes se unieron a Teresa.

En 1922 emitió sus primeros votos religiosos y, por sugerencia de Alberione, tomó el nombre de Tecla, en homenaje a una de las discípulas de san Pablo, según cuenta la tradición. Fue nombrada por el fundador, como “Primera madre de las Hijas de San Pablo”.

Comenzó para Hermana Tecla Merlo una vida llena de humildad, de amor, de entrega, de donación a sus hermanas dentro de la nueva Congregación que conducirá hasta su desarrollo final.

Tecla fue una fiel intérprete del pensamiento de Alberione. Se dedicó a formar a las responsables de la nueva Congregación, que luego se extendería por todo el mundo.

Los sufrimientos no fueron pocos, porque le tocó vivir en época de guerra. Su oración aumentaba. Las noches de insomnio fueron largas, pero su fe y confianza en Dios le ayudaron a seguir adelante. Hermana Tecla se olvidó de su fragilidad, de su débil salud y se entregó con todos sus esfuerzos a la misión que Dios y Alberione le habían confiado.

La madre Tecla, dulce y fuerte a la vez, empujaba y animaba a sus Hijas a lanzarse, a seguir adelante sin miedos… Así la Congregación se fue haciendo presente en muchos países del mundo, asumiendo la misión de utilizar los medios de comunicación que las nuevas tecnologías ponen a disposición, para animar, a través de ellos, el mensaje de Jesús, a todos los pueblos.

El 5 de febrero de 1964 la hermana Tecla Merlo cerró sus grandes y bondadosos ojos a este mundo, para abrirlos junto a Dios que la esperaba.

En marzo de 1972 fue proclamada “sierva de Dios” y el 22 de enero de 1991 el papa Juan Pablo II, firmó el decreto en el que reconoce la heroicidad de las virtudes de la hermana Tecla Merlo y la proclamó Venerable.

Venerable Maggiorino Vigolungo

Venerable Maggiorino Vigolungo

Maggiorino Vigolungo nació en Benevello, Italia, el 6 de mayo de 1904 de una familia de humildes campesinos, ricos de fe.

Cuando era niño se encontró con el padre Santiago Alberione y se entusiasmó por el apostolado de la buena prensa. A la edad de doce años entró a formar parte de la Sociedad San Pablo. Se distinguió por su inteligencia pronta, su amor al trabajo y su bondad.

Su programa de vida: progresar un poquito cada día, al que fue siempre fiel hasta su muerte.
A los 14 años cayó gravemente enfermo, pero aceptó con generosa disponibilidad la voluntad de Dios. El 27 de julio de 1918 murió en Benevello. Sus últimas palabras, recogidas por Alberione, fueron: “Mis saludos a todos los compañeros, oren por mí y que podamos encontrarnos todos en el Paraíso”.

El 28 de marzo de 1988 fue proclamado venerable.

Venerable Hno. Andrés Borello

Venerable hermano Andrés Borello

Andrés María Borello nació en Mango, Italia, el 8 de marzo de 1916.

A los veinte años, el 8 de julio de 1936, entró en la Sociedad San Pablo como aspirante a Discípulo del Divino Maestro. Consagrado al Señor con la profesión de los votos religiosos, colaboró generosamente con los sacerdotes paulinos en la evangelización a través de los  medios de comunicación social.

En marzo de 1948 ofreció su vida al Señor para que todos los que están llamados sean fieles a la gracia de su vocación.

El Señor aceptó la ofrenda del discípulo bueno y fiel. Se enfermó de tuberculosis, murió santamente en Alba el 4 de septiembre de 1948, a la edad de 32 años.  Fue proclamado venerable el 3 de marzo de 1990.

Venerable hermana Escolástica Rivata

Úrsula Maria, la mayor de cuatro hijos de Antonio Rivata y Lucía Alessandria, nació el 12 de julio de 1897 en Guarene, Italia.

En 1921 encontró al padre Santiago Alberione, quien la invitó a entrar “allí donde el Señor la quería”.  Él mismo la recibió en Alba el 29 de julio de 1922.

Úrsula fue la primera de las ocho jóvenes elegidas para la nueva fundación de las Pías Discípulas del Divino Maestro. Con la profesión religiosa recibió el nombre de hermana Escolástica y se convirtió en la responsable de la naciente Congregación.

El Instituto recibió el reconocimiento jurídico el 3 de abril de 1947. El 24 de marzo de 1987, en Sanfré, Italia, la hermana Escolástica Rivata concluyó su camino terreno.

Fue proclamada venerable el 10 de diciembre de 2013.

Venerable Canónigo Francisco Chiesa

Venerable Canónigo Francisco Chiesa

Francisco Chiesa nació en  Montà d’Alba, Italia, el 2 de abril de 1874. Estudió en el seminario de Alba y fue ordenado sacerdote diocesano.

Después de graduarse en filosofía en Roma, en teología en Génova y en Turín, por más de cincuenta años enseñó sobre todo en el Seminario y en la Sociedad San Pablo, comunicando a los jóvenes clérigos y sacerdotes, junto con la ciencia, el espíritu sacerdotal.

Se dedicó al mismo tiempo a la actividad editorial y escribió numerosos libros y artículos para revistas. Elegido párroco de la parroquia de los Santos Cosme y Damián en 1913, la guió con sabiduría y amor por 33 años, hasta 1946.

Fue director espiritual y consejero del padre Santiago Alberione. Apoyó a la Familia Paulina en su nacimiento y la acompañó en su desarrollo.

Murió en Alba el 14 de junio de 1946. Fue proclamado venerable el 11 de diciembre de 1987.

Venerable Hna. Escolástica Rivata

Venerable hermana Escolástica Rivata

Úrsula Maria, la mayor de cuatro hijos de Antonio Rivata y Lucía Alessandria, nació el 12 de julio de 1897 en Guarene, Italia.

En 1921 encontró al padre Santiago Alberione, quien la invitó a entrar “allí donde el Señor la quería”. Él mismo la recibió en Alba el 29 de julio de 1922.

Úrsula fue la primera de las ocho jóvenes elegidas para la nueva fundación de las Pías Discípulas del Divino Maestro. Con la profesión religiosa recibió el nombre de hermana Escolástica y se convirtió en la responsable de la naciente Congregación.

El Instituto recibió el reconocimiento jurídico el 3 de abril de 1947. El 24 de marzo de 1987, en Sanfré, Italia, la hermana Escolástica Rivata concluyó su camino terreno.

Fue proclamada venerable el 10 de diciembre de 2013.

Mons. Nicola Riezzo

Siervo de Dios: Monseñor Nicola Riezzo, arzobispo

“Un santo obispo paulino”, fueron las palabras de don Lamera, al hablar de Mons. Nicola Riezzo, Arzobispo emérito de Otranto, a los sacerdotes miembros del Instituto Jesús Sacerdote.

Riezzo nació en Squinzano (provincia y diócesis de Lecce, Italia) el 11 de diciembre de 1904, y fue bautizado el día después de su nacimiento.

Fue Ordenado sacerdote el 21 de agosto de 1927 por el Obispo de Lecce. Allí comenzó su servicio pastoral como profesor en el Seminario Diocesano y en el estudio de los Padres Franciscanos en Lecce. Durante 24 años (1934-1958), con competencia y con un compromiso verdaderamente sacerdotal, se dedicó a la formación teológica de los seminaristas, siempre estimado y amado por los cohermanos y alumnos.

Obispo electo de Castellaneta (TA) el 25 de marzo de 1958 y consagrado el 29 de junio de 1958 por su propio Obispo: el arzobispo Francesco Minerva. Durante más de 10 años, dirigió la diócesis con sabiduría y celo apostólico, siempre amado por el clero y los fieles.

El 28 de abril de 1969, fue promovido al Arzobispado de Otranto, allí, durante más de 11 años, fue un pastor ilustrado y un guía celoso de la comunidad diocesana, sobre todo con su santidad de vida. A menudo visita las parroquias, anima y estimula a los sacerdotes, se encuentra con los fieles con afabilidad paterna. Construye nuevas iglesias. Fue muy cercano a los seminaristas, a menudo, especialmente los domingos, se detiene a almorzar con ellos.

Con el mismo celo apostólico, prestó su servicio pastoral en la diócesis de Ugento-Santa Maria di Leuca (LE), de la cual, durante varios años, fue Administrador Apostólico.

En su ministerio episcopal siempre se inspiró en los documentos del Concilio Vaticano II, en los que había participado como obispo de Castellaneta.

El 27 de enero de 1981, como Arzobispo Emérito de Otranto, se retiró a su nativo Squinzano y ejerció su ministerio como un humilde pastor asistente. Todos lo recuerdan en el confesionario, en el altar, para visitar a los enfermos, para llevar la catequesis a los jóvenes solteros, para pasear por las calles de la aldea entreteniéndose amigablemente con la gente. Con discreción, ayuda a muchas personas necesitadas y da sus ahorros para la construcción de las iglesias “Madonna di Loreto” y “Madonna di Fatima”.

Falleció el 20 de agosto de 1998.

El arzobispo Riezzo fue miembro del Instituto “Jesús Sacerdote”. Emitió la profesión perpetua en el Instituto el 14 de octubre de 1977. Siempre estuvo presente en los ejercicios espirituales del Instituto y en las diversas reuniones zonales en la tierra de Puglia, fue un buen ejemplo en todos y para todos, muy estimado y amado por Don Stefano Lamera, ssp.

Su proceso diocesano de canonización concluyó en  2008.

Bernardo Antonini

Siervo de Dios: padre Bernardo Antonini

Nació el 20 de octubre de 1932 en Cimego (Trento – Italia), fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1955 por la diócesis de Verona; Doctor en idiomas y literaturas extranjeras modernas (1962), licenciado en Teología dogmática (1963) y Sagrada Escritura (1975), ingresó al instituto Jesús Sacerdote en 1977 e hizo la profesión perpetua en 1984. El cambio político en Rusia, con Gorbachov, lo llevó a Moscú (1989), donde se dedicó a la promoción vocacional, fundó el seminario “Regina Apostolorum” y el periódico “Svet Evangelia” (Luz del Evangelio), dirigió el Instituto teológico “Santo Tomás de Aquino”. Con el permiso de su obispo y deseoso de servir a Iglesias más pobres, pasó en el 2001 a Karaganda en Kazajstán, como Vicario Episcopal y vicerrector del seminario. Allí murió el 27 de marzo de 2002. El proceso diocesano de canonización concluyó el 22 de octubre de 2013.

Reproducimos aquí el texto de la solicitud de admisión a la profesión perpetua en el Inst. Jesús Sacerdote, de don Bernardo:

Me comprometo a vivir los consejos evangélicos en el Instituto “Jesús Sacerdote”, adscrito a la Sociedad de San Pablo, y a vivir la promesa especial de fidelidad al Papa:

1 -Por el valor intrínseco de los simples votos de obediencia, castidad perpetua y pobreza:

* Para la alabanza de las SS. Trinidad; * para una consagración más íntima con el Dios vivo, Padre. Hijo y Espíritu Santo; * como un compromiso personal de regalo de seguimiento total de S. S. Jesucristo; * Para mayor santificación mía y de mi prójimo;

* para esforzarme por la perfecta “caridad pastoral” en la que se realiza la santificación del sacerdote (ver Presbyterorum Ordinis, tiros 12-14);

* para mayor efectividad en el ministerio pastoral; por un vínculo más profundo de obediencia sobrenatural y colaboración filial con mi Obispo.

2 -Por una riqueza espiritual que me llega en la vida y llegará después de la muerte, al pertenecer a la Familia Paulina celestial y de la Iglesia peregrina con apóstoles dispersos por toda la tierra.

3 –Para el específico carisma paulino; * Centralidad cristológica; * Dimensión pneumatológica de la espiritualidad; * universalidad / globalidad del “corazón” de San Pablo.

4 –Por la puntualidad y urgencia del apostolado paulino en el mundo de hoy: * todo de Jesucristo * a todos los hombres * por todos los medios, particularmente con los medios de comunicación social (= “los nuevos púlpitos”, como los llamó el P. Alberione).

Propósito – compromiso: en mi vida les pido a todos el don de la oración y me esforzaré por vivir, dar testimonio y predicar las bienaventuranzas (Mt 5,1-12) en su significado cristológico, eclesial, antropológico y escatológico.   — Roma, 5 abril 1991.

Francisco Fasola

Siervo de Dios: Francesco Fasola, Arzobispo

Nació en Maggiora (Novara, Italia), el 23 de febrero de 1898. El 26 de junio de 1922 fue ordenado sacerdote en Novara.

Joven sacerdote, fue asignado a Galliate, donde comenzó a trabajar en el campo de la juventud. En 1927, su voluntad de trabajar dentro de la diócesis se acentuó, por lo que se convirtió en parte de la asociación de los Oblatos de los Santos Gaudencio y Carlo. Su primer compromiso fue, durante algunos años, el de asistente diocesano de Acción Católica, especialmente con los niños.

El 8 de marzo de 1954 fue elegido obispo titular de Vartana y coadjuntor del obispo de Agrigento. El 2 de mayo del mismo año fue consagrado obispo en Novara. Ejerció su ministerio pastoral en la diócesis de Agrigento durante siete años: realizó dos visitas pastorales, promovió reuniones del clero y celebraciones litúrgicas en todos los países de la vasta diócesis, trabajó para la reconstrucción de edificios sagrados, para el seminario diocesano, para el museo diocesano. El 22 de octubre de 1960 fue elegido obispo de Caltagirone.

El 25 de junio de 1963 fue promovido a la sede metropolitana de Messina. Le preocupaban los suburbios geográficos y existenciales, trabajaba con una caridad pastoral muy concreta y activa. Con su celo infatigable también fue a los rincones más remotos de las diócesis, prefiriendo el encuentro interpersonal al de las masas, que también corrieron hacia él con confianza.

Participó en todas las sesiones del Concilio Vaticano II, vivió el espíritu pastoral de apertura y diálogo, promoviendo el estudio de los documentos y la aplicación de sus reglamentos en las diversas diócesis de las que fue pastor. Él valoró los medios de comunicación para la evangelización y estaba fascinado por el carisma de Alberione, por ello ingresó como miembro del Instituto Jesús Sacerdote.

Al llegar a la edad de 75 años en 1973, presentó al papa la solicitud de renunciar. Recién en 1977 fue aceptada su solicitud. Regresó al santuario del Sacro Monte de Varallo, del cual había sido rector. Debido al empeoramiento de su salud, se vio obligado a mudarse a Novara, en la Casa de los Oblatos. El 26 de junio de 1988 celebró la Eucaristía por última vez con motivo de su 67 aniversario de ordenación sacerdotal, y murió el 1 de julio de 1988, a la edad de 90 años. Sus restos descansan en la catedral basílica de Mesina.